Recuperar privacidad: ¿Listos para la desconexión?

¿Crees que has perdido parte de tu vida privada por la necesidad de exponerte en las redes sociales? ¿Empieza a no hacerte gracia y, sin embargo, no ves claro cómo iniciar el retroceso porque temes quedarte fuera de lo socialmente correcto? Bienvenido, bienvenida al club. No te preocupes, nos pasa a mucha gente. De hecho empieza a calar una cierta necesidad de tomarse unas vacaciones, desconectar y desenredarse.

A día de hoy nadie puede permitirse el lujo de convertirse en anacoreta. Las nuevas tecnologías nos proporcionan comodidades, posibilidades  y respuestas a las que no deberíamos renunciar. Es cierto que quienes vivimos nuestros años locos sin Facebook ni Instagram, sabemos que se puede perdurar sin WhatsApp. Pero también es verdad que un repentino apagón cibernético o un cataclismo en la nube nos dejaría muy limitados.

¿Qué harías si mañana ocurre ese apocalipsis cibernético y no hay cobertura en ninguna parte? ¿Soportarías no abrir Twitter? ¿Y si de golpe no puedes bajar el último disco de ese grupo con la facilidad de quien chasquea los dedos? ¿Aguantarías dos semanas de espera, y por carta, a la solución de un buen negocio en vez de por e-mail al instante? Por cierto…¿Cuándo fue la última vez que escribiste una carta y la echaste a un buzón? ¿Cómo? ¿Que qué es un buzón?

Bromas aparte, y de regreso al planteamiento inicial, no temas ponerte en la resistencia. No lo dudes, si tu privacidad ha mermado desde que entraste en las redes sociales. Si los beneficios de su uso acaban por generarte una necesidad de exposición que jamás pretendiste. Dale al botón para disfrutar, para aprender, para que la nueva comunicación te facilite la vida y no te la agobie.

No estamos listos para la desconexión. Pero sí para una reconversión digital donde recuperemos la voluntad de ponerle un «hasta aquí» a la red. De no seguir un juego donde creemos manejar y, sin embargo, somos manejados. Incluso espiados. Nos activaron una «ciber-vanidad» que desconocíamos. Ok, no hay vuelta atrás. Pero estaría genial si nos desenredamos, reseteamos y regresamos con esquemas nuevos, antes que se nos descargue la batería.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*