La puerta de casa

Muy feliz año 2018 a todos, desde La Antena de mi Cuarto, con mis mejores deseos. Han pasado unas semanas desde la última actualización del blog. Entre los podcast para «El Vagón 85» y «San Antonio Abad Radio» pero, sobre todo, el último empujón al libro de relatos que estoy escribiendo, ha podido parecer que estaba ausente. Y no valen excusas. Pero nada más lejos de la realidad. Como a buen seguro os pasará a vosotros, a veces falta tiempo hasta para respirar. Sin embargo la vida no deja de dar vueltas. Lo vemos en Google, en los telediarios, ¡no digamos ya en whatsapp! Y tal vez olvidemos a una de las fuentes de información más lapidarias: la puerta de casa.

Recuerdo un 20 de noviembre de 1975. En apariencia un día de colegio normal para los niños de entonces. Y sin embargo, la puerta de casa se abrió para que nuestra vecina Carmen entrase con una información importante. Mi madre habló con ella entre susurros y, después de cerrar, apareció por la cocina  y me dijo con voz muy seria: «Hoy no hay cole, se murió el Caudillo«. Luego pusimos la tele y apareció Arias Navarro con el ya histórico: «Españoles: Franco…ha muerto». Pero la noticia nos la dio mi vecina.

Otra fecha interesante. 23 de febrero de 1981. En casa de mis padres la televisión era uno más. Y aquella tarde estábamos viendo en la primera cadena, «La Mansión de los Plaff«, cuando de pronto se abrió la puerta de casa y apareció mi hermana («¡Hay un Golpe de Estado!«), con un señor que no conocíamos de nada, bastante preocupado. Nos pidió usar el teléfono para llamar a sus familiares y darles fe de que estaba bien. El tipo era taxista y, en el trayecto de traer a casa a mi hermana, escucharon por radio la famosa emisión en directo de la Cadena SER con la entrada a las Cortes de Tejero y su «¡Quieto todo el mundo!». De nuevo la información llegó por la puerta de casa.

Hoy el mundo ha cambiado tanto como si viviéramos en otro planeta. Estamos sometidos a una saturación informativa no siempre fiable, a través de unos aparatos que en aquel entonces nos hubiesen parecido de procedencia extraterrestre. Y hay quien dice que cada vez nos comunicamos menos de tú a tú, mirando a la gente de frente, de puerta a puerta. Debo decir que mi vecina Carmen, la del desayuno con la muerte de Franco, sigue al pie del cañón y la fiabilidad de sus fuentes, intacta. La puerta de casa, el vecindario, la tienda de abajo, la farmacia quizás no sean «apps» con emojis, pero la gente con experiencia siempre será un generador de información muy valioso. La vida pasa por allí. Levantemos la cabeza del móvil.

 

 

¿Dónde quedaron las buenas noticias?

Un hombre se suicida arrojándose por una ventana del Hospital «La Paz» con su bebé en brazos. Yihadistas asesinan a mujeres embarazadas acusándolas de adulterio. La corrupción generalizada. Donald Trump y el muro. Peleas de poder en partidos políticos cada vez más alejados de sus votantes. Cuando nos asomamos a los telediarios y vemos estas cosas, nos preguntamos: ¿Dónde están las buenas noticias? ¿Acaso no hay?

periódicoSin duda llevamos algo de razón. En un bosque de sucesos terribles, desagradables o desesperanzadores, las noticias positivas se desplazan como nubes pasajeras, espejismos de oasis. Dicen que nos estamos acostumbrando a la violencia más extrema pero, también a veces, no le damos el valor que merecen a logros que pasan cada día delante nuestro.

gente anónima

Deportistas minoritarios que nos hacen campeones y apenas cuentan para los grandes medios. Gente que dedica su tiempo a los demás con espíritu desinteresado. Grupos animalistas que cuidan y cobijan a seres indefensos. Anónimos de todas las artes que ofrecen su talento por internet, en el Metro o en un pub.

Tal vez con las buenas noticias ocurra como con la suerte. No hay que quedarse sentados sino salir a buscarlas. Hay que insistir en la necesidad de abandonar nuestra zona de confort y que la inspiración nos encuentre andando. Sí, por ese pequeño mundo que abarcan nuestros brazos. Empecemos por ahí. ¿Tú qué sabes hacer? ¿Qué aportamos cada cual para que esas buenas noticias surjan?

ideas

Nos fijamos demasiado en la televisión. Sin duda nos aporta cosas en las que meditar. Pero la Vida pasa cada mañana por nuestra puerta. No conocemos mejor universo que el que tocamos con las manos. En ese microclima es donde tenemos que empezar a actuar. Quizás nunca seamos trending topic de Twitter. ¿Pero qué importa? Las buenas noticias también salen de gente como tú y como yo que un día se coordinan con otro pequeño hábitat que, a su vez, forma parte de un lugar remoto en el planeta. Nos sorprendería saber cómo nacen las grandes ideas que algún día cambiaron el mundo. O aquel instante que, en una esquina, iluminó a alguien para siempre.

meta alcanzada

 

 

Chicho Ibáñez Serrador: premio Feroz de Honor 2017

Chicho Ibáñez Serrador. Años 60.
Chicho Ibáñez Serrador. Años 60.

Recuerdo a Chicho Ibáñez Serrador en aquella televisión en blanco y negro de mediados de los años 70. Con un puro en la mano, como Orson Welles, despidiendo alguna temporada del concurso que revolucionó la televisión: el «Un, Dos, Tres«. Chicho tenía un estilo magnético, mezclaba de forma genial el entretenimiento con el humor (a veces muy negro) y el espectáculo.

Chicho y su inseparable puro
Chicho y su inseparable puro

Pero antes de la calabaza Ruperta y los premios fastuosos de entonces en «Un, Dos, Tres» (el coche y el apartamento), Chicho había dejado sin pegar ojo a toda España a mediados de los 60. De «Historias para No Dormir» la gente de mi generación no supo hasta años después, cuando la serie se repuso ya con la tele en color. Y más tarde, primero gracias al video y luego con internet, pudimos disfrutar las tres temporadas completas.

Una serie mítica de TVE: Historias para No Dormir
Una serie mítica de TVE: Historias para No Dormir

Recuerdo con terror la última escena de «El Caso del Señor Valdemar«, adaptación del relato de Edgar Allan Poe. Ese cuerpo descomponiéndose en unos segundos sobre su cama después de un experimento de mesmerismo. El cuarto de estar de casa de mis padres se llenó de extrañas sombras que ya se quedaron allí para siempre porque me hice seguidor de Chicho Ibáñez, de Poe y del terror desde aquel instante.

Ibáñez Serrador presentando "Mis Terrores Favoritos"
Ibáñez Serrador presentando «Mis Terrores Favoritos»

Más aún cuando con el paso del tiempo Chicho volvió a la carga con «Mis Terrores Favoritos«, presentando películas de la Hammer, de la Universal o  del Fantaterror español de los 70, con su habitual estilo entre el humor y lo macabro, heredado del gran Alfred Hitchcock de quien Chicho era admirador confeso. También hizo temblar las salas de cine, con dos éxitos: «La Residencia» (1969) y «Quién Puede Matar a un Niño» (1976), ésta última adaptando una novela de otro grande de la comunicación española, Juan José Plans. Aunque ya no sigo el género de terror con aquella «ansiedad» adolescente  (reconozco que me he vuelto miedica con la edad), cuando pienso en Chicho lo relaciono con esas películas y sus series de suspense. No puedo evitarlo.

Chicho, Valentín Hornos (Don Cicuta) y Kiko Ledgard en el concurso "Un, Dos, Tres".
Chicho, Valentín Hornos (Don Cicuta) y Kiko Ledgard en el concurso «Un, Dos, Tres».

Por supuesto, Ibáñez Serrador fue mucho más que terror y ciencia ficción (que no es poco). El tratamiento que dio por ejemplo al tema del sexo, desde «Historias de la Frivolidad» (1968) al programa divulgativo «Hablamos de Sexo» (1990) por el que recibió el Premio Ondas. O el concurso animalista «Waku-Waku» (1989 y 1998). Todos sus programas catapultaron de inmediato a futuras estrellas de la televisión y el cine: Kiko Ledgard, Valentín Hornos (Don Cicuta), Mayra Gómez Kemp, Jordi Estadella, Victoria Abril. Silvia Marsó, Lydia Bosch, Consuelo Berlanga, Nuria Roca y un largo etcétera. Siempre injusto el maldito «etcétera» porque deja sin nombrar a gente importante.

Los premios se fueron sucediendo, tanto en activo como cuando, ya por la edad, decidió en 2006 apartarse poco a poco de la actividad profesional. Aún así le vimos recibir en 2009 un merecido homenaje en la Semana de Cine de Valladolid. O en 2010 cuando fue galardonado por el Ministerio de Trabajo con el Premio Nacional de Televisión en reconocimiento a toda su carrera.

A Chicho le avala una trayectoria profesional larga y fructífera
Chicho obtuvo el Premio Ondas y Premio Nacional de Televisión

Hoy viernes 18 de noviembre, redacto esta entrada en el blog  tras la noticia de que, a sus 81 años, Chicho Ibáñez Serrador recibirá el Premio Feroz de Honor 2017 que reconoce las trayectorias más emblemáticas del mundo de la televisión, el cine y la producción audiovisual. ¿Qué decir? ¡Enhorabuena, maestro! Y mil gracias por todo.